Mi experiencia guatemalteca ha sido genial!!!

image of 1140x530

Laura Sierro, Proyecto Jocotenango, GuatemalaLaura Sierro. Consultora de Recursos Humanos, Pamplona.
2 semanas Proyecto de Educación y Animación Sociocultural-Jocotenango, Guatemala.

Cuando llegas a la escuela te encuentras perdida, con muchas ganas de empezar pero no sabes muy bien por donde… con calma, como todo en este país, te van explicando día a día su funcionamiento. Te asignan un aula y una profesora a la que le vas a ayudar, concretamente a mí me pusieron con “Las Estrellitas”, cada aula tiene un nombre. La edad comprendía de 3 a 6 años.

Hacíamos tareas, manualidades, juegos…..ellos mismos y la profesora te indican qué hacer día  a día pero también están muy abiertos a todo aquello que puedas aportarles, es decir, que está bien llevar actividades pensadas, es más, es lo más apropiado para que cada día sea diferente. El material lo puedes comprar allí, hay un supermercado en La Antigua donde venden casi de todo.Los profesores son gente joven, que les gusta mucho escuchar,  muy cercana y con la que te lo pasas muy bien.

Laura Sierro, Proyecto Jocotenango, GuatemalaEn relación a la estancia, puedo decir que me trataron como una hija, Elsita, la propietaria de la casa,  es un amor y te cuida como una madre…..al igual que sus hijos, muy atentos. La casa es acogedora y puedes degustar la comida típica de allí. El barrio de Jocotenango,  es como un pueblecito en donde todo el mundo te saluda, está muy cerca de La ciudad de la  Antigua que es muy turística y está muy bien, puedes ir y venir las veces que quieras, hay autobuses a todas horas.

También tendréis tiempo el fin de semana de conocer lugares increíbles como El Lago Atitlán, Chichicastenango etc… Os recomiendo la experiencia porque como muy bien se explica en el proyecto, es una manera de conocer un país, su comida, sus gentes y además ayudar a unos niños que se merecen eso y mucho más.    

Me dió la sensación de que los niños me aportaron más cariño ellos a mi que yo a ellos. Son muy humildes, educados y sobre todo cariñosos. Me encantaría volverles a ver de nuevo. Creo que la estancia mínima debería ser un mes ya que en dos semanas te vas con la sensación de que podías haber hecho más, para cuando te orientas y te sientes útil es cuando te tienes que marchar. Además los niños cada vez te cogen más cariño y te prestan más atención.

Por otro lado, también creo que sería bueno aconsejar que los cooperantes  que no tengan estudios ni experiencia en educación infantil, como es mi caso, tengan actividades planificadas. En mi caso fui pensando que me dirían qué tenía que hacer y muchas veces me preguntaban ellos a mí. Sobre la marcha propuse y al final salió bien, pero creo que podía haber aportado más si lo hubiera pensado desde aquí.

Comentarios

Deja un comentario