Experiencia única. Intentaremos volver algún día

Carmen (34 años, Mataró, Barcelona) y Pedro (38 años, Calella, Barcelona), funcionarios, 3 semanas de voluntariado en Guatemala en Proyecto de niños huérfanos en Antigua.

Cuando nos ponemos a explicar cómo ha sido nuestra experiencia en Guatemala, cómo ha ido todo, cómo es la ciudad de La Antigua, cómo son los niños y niñas, cómo hemos pasado las tres semanas, nos queda la sensación que no lo podemos explicar al 100%. Hay miles de detalles y momentos, de sensaciones que solamente se pueden sentir, experimentar por uno mismo y son muy difíciles de transmitir. La experiencia ha sido fantástica, hemos conocido a personas increíbles, los responsables del proyecto, los demás voluntarios allí, en especial Camino y Noni, a los que hemos conocido, nuestros caseros Lucrecia, Rafael y Obdúlia, pero sobretodo los 56 niños y niñas del proyecto.

Carmen y Pedro, voluntarios en GuatemalaEs un proyecto muy humilde, tiene muy pocos recursos materiales y económicos, pero tira adelante gracias a la implicación de sus “almas” Judith, Juan y Carmen, la labor de los voluntarios allí hace que puedan descansar un poco, ellos marcan como van a ser las tardes en el proyecto y a partir de ahí tú aportas lo que puedas, tus ideas, haces charlas a los niños, les encanta que les hablen de cosas nuevas que no conocen, corriges sus tareas, les ayudas con la lectura, la escritura y las matemáticas, haces juegos o inventas algún pequeño taller, etc…hemos jugado a fútbol, hemos cocinado, hemos hecho piñatas, hemos cantado, hemos bailado, hemos hecho postales navideñas, etc… Las horas pasan volando, y cuando te das cuenta ya tienes que irte para “agarrar la camioneta” de vuelta a La Antigua.

Estamos muy contentos de haber disfrutado de estas tres semanas, siempre quedaran en nuestra retina miles de imágenes de nuestro paso por Guatemala. El día de la despedida fue algo duro emocionalmente, los niños y niñas se despedían uno a uno dándonos abrazos y muchos de ellos decían cosas como “¿Cuando volverás?, “Espero poder volver a verte”, “Muchas gracias, me acordaré siempre de usted y como nos ayudó”, a nosotros solamente nos salía decirles que no nos olvidaríamos y que algún día intentaríamos volver y que preguntaríamos por cada uno de ellos. Entre nosotros lo hemos comentado y cada día nos vienen recuerdos, y nunca olvidaremos nuestra experiencia de voluntariado en Guatemala. Intentaremos volver

Carmen y Pedro