María en Tanzania: «África me ha cambiado la vida»
Por qué hacer un voluntariado en África

María lo tiene claro. Cuando le pedimos que nos de un titular sobre su experiencia de voluntariado en África, sin dudarlo ni un segundo responde “África me ha cambiado la vida”.

Maestra de profesión, decidió hace 3 meses retarse y saber, de primera mano, si sería capaz de aportar algo bueno en la escuela de Arusha dónde estaba a punto de aterrizar. Y claro que lo hizo. Lo que no sabía es que esta experiencia le iba a proporcionar a ella mucho más.

María con los alumnos de la escuela de Arusha donde ha colaborado.

En África, pero como en casa

Hogar de más de 120 grupos étnicos, desde el Serengeti hasta el Archipiélago Zanzibar, Tanzania es un lugar único donde vivir una experiencia de este calibre.

Nos cuenta que al principio, como todas las grandes cosas, la experiencia le daba miedo.
“Tenía prejuicios. No sabía lo que me iba a encontrar.” De hecho, nos relata que el primer día fue un choque con la realidad. María estaba a más de 9.000 kilómetros de España, y eso era innegable, pero la gente le hizo sentir como si estuviera en casa. “Con ellos me sentí tranquila y confiada. Son muy abiertos. Muy serviciales. Te dan todo lo que ellos tienen. Todo su amor”. Y es que los tanzanos son así. 

Con esta experiencia, buscaba descubrir un nuevo país y conocer, sobre todo, a su gente. Y ahora María cuando piensa en Tanzania se acuerda de Sibilina y de Beauty, dos profesoras entregadas y dispuestas a todo, y de Brightness y Good Luck, algunos de los niños que le robaron el corazón. Aunque reconoce “no poder elegir” a una sola persona.

“He creado lazos muy bonitos con la gente con la que he compartido la experiencia. De hecho, mantengo el contacto con ellos. Los locales me escriben continuamente preguntándome cuándo voy a volver”, nos relata. Y es que han sido todas y cada una de estas personas las que han hecho de la experiencia de María algo inolvidable.

«Soy una nueva María»

Sin duda, la experiencia de voluntariado en Tanzania no deja indiferente a nadie. La isla tiene lugares de ensueño, pero es mucho más que paisajes bonitos. Aunque en realidad, ser voluntariado supone un giro de 360 grados en la vida de quién lo realiza, sin importar el lugar donde se lleve a cabo. África, Asia, América… da igual.

Sea donde fuere, la persona que vuelve a casa después de una experiencia como esta nunca es la misma que la que se fue. Todo cambia dentro de ti. Además, regresas con una mochila cargada de valores y el corazón lleno de amor. 


Es tanta la intensidad de cada momento, que María reconoce no haber asimilado todavía todo lo que ha vivido. 91 días son muchos días, muchas vivencias. Aún así, piensa que “2 semanas es muy poco. Es el tiempo necesario para adaptarte. Lo recomendable son 3 meses”, dice entre risas. «Yo no quería volver».

Y añade: «La experiencia ha sido brutal. Dentro de mí han cambiado muchas cosas. Vengo más conectada con otra realidad. Lo material no me interesa, me interesa estar con las personas, que hablemos, que conectemos, que estemos en el momento presente…”.


Los tanzanos viven la vida de otra manera. Te muestran siempre la mejor de las sonrisas, aunque tengan problemas. Nosotros no. Vivimos deprisa y enfadados con el mundo. María, después de su historia por África, tiene claro que, a partir de ahora, aunque no haya tenido un buen día, intentará siempre mostrar su mejor versión. 

Sé parte del cambio

Y, con su mente todavía en Tanzania y coincidiendo con el Día Internacional de la Solidaridad, de principio a fin del relato, María te invita a ayudar al prójimo y hacer voluntariado. Prestar tu tiempo colaborando con proyectos internacionales es una oportunidad incalculable de promover la paz y el desarrollo en comunidades de todo el mundo. 

En Cooperatour creemos que un mundo mejor es posible. Por ello, colaboramos con más de cien proyectos repartidos en los tres continentes y en todos hay espacio para ti. El único requerimiento que se pide para hacer voluntariado es tener espíritu solidario y muchas ganas de ayudar. 

Ella ya es parte del cambio. Tú también puedes ser parte del cambio. ¿Te unes?

Más información

Quiero solicitar información sobre los proyectos
He leído y acepto la Política de Privacidad

Comentarios

Deja una respuesta