Hace unos años se realizó un estudio por parte de la Intelligence Squared Asia en el que se preguntaba a una audiencia de diferentes edades y estratos sociales si “El dinero  puede comprar felicidad”. La audiencia se dividió casi de forma igualitaria: el 49% dijo que sí y el 49% dijo que no,  frente a