Los peruanos te reciben con los brazos abiertos!

chaskawasi

Ana Sanz.
Estudiante de Medicina, Madrid.
3 semanas de voluntariado en Cuzco (Perú) en Centro de Educación Especial.

Mi experiencia como voluntaria ha sido tan buena y educativa que no soy capaz de resumirla en un breve texto.

Debería mencionar a cada individuo singular con que me crucé en mi estancia, porque de cada uno aprendí algo, ya fueran vendedores, taxistas, transeúntes o simples compañeros de “combi”. Y sobre todo, debería nombrar a cada uno de los 40 niños con los que colaboré porque, como bien decía una compañera, “son ellos los que han hecho el voluntariado conmigo”.  Cuzco resultó ser una ciudad llena de arte y cultura. Y la gente autóctona de allí, personas amables y acogedoras.

Echaskawasi 2n cuanto a los niños, cada uno de ellos escondía un potencial único. Cada uno buscaba a su manera lo que todo ser humano necesita en este mundo: amor. Y lo conseguían, y te contestaban con el triple de lo que les habías dado. Como en todo proceso de adaptación, llega un momento en que te das cuenta de que las cosas no funcionan de igual manera que en el país del que procedes.

Esto supone un choque de culturas que seguramente todo voluntario haya experimentado. Y lo verdaderamente bonito de hacer voluntariado internacional fuera de tu país, es saber sobrellevar este choque y, aunque estos niños sigan teniendo ese ritmo de vida impactante y tú no puedas hacer nada para cambiarlo, aprender a ver cómo se divierten con lo que tú les has aportado, cómo se ayudan entre ellos, cómo te invitan a formar parte de su familia y te reciben con los brazos abiertos. Entonces piensas, “por hoy ha sido suficiente”.

Por otro lado puedo decir que las responsables de Cooperatour son gente con criterios sobre la información que dan a cada voluntario, con experiencia en el tema y muy seria a la hora de organizar toda la gestión que supone ir de cooperante al otro lado del mundo.
Mis 25 días en Cuzco me han hecho crecer como persona. Me han aportado seguridad, estabilidad y autonomía. Un viaje que me ha cambiado y que me guardo dentro. ¡Gracias Perú!