La experiencia te cambia la vida y sobre todo la percepción que tenemos de este privilegiadísimo mundo en el que nos movemos casi todos los voluntarios

Susana y Diego han estado 2 semanas en Cuzco (Perú) participando en el Proyecto de apoyo escolar y refuerzo educativo.

“Nuestra experiencia ha sido maravillosa, enriquecedora, edificante…
Lo más positivo ha sido el intercambio cultural y emocional. Haber tenido la posibilidad de vivir otras realidades. La alegría de los niños. La hospitalidad de todos en general. Comprobar que está al alcance de nuestra mano arrimar el hombro.
Si tuviera que recomendar algo a otras personas, les diría que lo hagan cuanto antes. Que la experiencia les va a cambiar la vida y sobre todo la percepción que tenemos de este privilegiadísimo mundo en el que nos movemos casi todos los voluntarios. Es una experiencia recomendable para absolutamente todo el mundo. De hecho no debiera considerarse simplemente una experiencia o un tipo de viaje aislado, sino una tarea obligada para que en la medida de lo posible aportemos todos nuestro granito de arena para contribuir a un mundo mejor.
En cuanto a los aspectos a mejorar del programa, en nuestro caso, y debido a las fechas, (es decir, a motivos ajenos a la organización de Cooperatour), tendríamos que haber elegido mucho mejor el período en el que ir y también haber sabido de antemano que existía un proyecto como el de Quenco que recomendaba un equipamiento algo más particular.  Debido a lo apretado de los días laborables entre tanto festivo por la S. Santa, no pudimos pasar en Quenco el tiempo que nos hubiera gustado. Respecto a los proyectos, hay tanto que mejorar y que aportar… y ese es precisamente el origen de que la experiencia sea tan grata. Todo pasa por una mayor implicación y dedicación. No todo es una cuestión económica, ¡ni mucho menos!, sino de participación y compromiso.”

Comentarios

Deja un comentario